626442350 central@greencross.org.es

Menu
Diálogo sobre la Crisis Mundial del Agua

------------------------------- #PobrezaHidrica ---------- Viernes 24 de Octubre 2014 en Madrid ----------------------------

Introducción

By In Introducción On 29 septiembre, 2014


La vida humana depende de la existencia de un recurso hídrico en calidad adecuada. Su vida social también. El hecho de que exista agua suficiente y de calidad se hace estrictamente necesario para el mantenimiento de las estructuras sociales en un contexto de seguridad global: ecológica, económica, sanitaria y alimentaria.

La Declaración de Naciones Unidas de que el acceso al agua es un Derecho Humano (Julio de 2010) viene a refrendar esta situación como una instancia a que la buena gestión y gobernanza del agua pueda minimizar los conflictos intercuencas e intracuencas que históricamente se han dado, se mantienen y podrían incrementarse en distintas regiones del planeta.

Si bien, aún hay aspectos que se desconocen sobre el impacto del cambio climático en los recursos hídricos, tanto en disponibilidad como en calidad, sin duda se sabe que tendrá consecuencias sobre las poblaciones. Las migraciones forzadas que generarán, a su vez, más presiones sobre los recursos hídricos existentes en zonas donde hasta ahora no había problemas de abastecimiento, generándose conflictos y, por tanto, una mayor inestabilidad.

Pese a todo esto, entre las causas más importante de la crisis mundial del agua no destaca tanto su escasez como su falta de gobernanza (reglas no homogéneas y opacidad) y las fallidas políticas nacionales en la gestión integrada de los recursos hídricos que agravan las situaciones de escasez presentes en muchos territorios, generando situaciones de pobreza hídrica.

La pobreza hídrica puede definirse de distintas maneras. En algunos países en vías de desarrollo como la indisponibilidad de recurso cercano de calidad suficiente (casi 900 millones de personas en el Planeta están en esta situación). En nuestro país (como en otros desarrollados) la calidad y cantidad de abastecimiento están garantizados … en teoría, pues la realidad es que en 2013, en más de 300.000 casos hubo corte de suministro por impagos de facturas (a pesar de ser un Derecho el acceso) en familias y empresas, que padecen especialmente la actual crisis económica.

Frente a la mera lógica del mercado, se debe considerar el acceso al agua y al saneamiento como un derecho humano, cuya satisfacción debe gestionarse como un servicio público.

La Resolución de NNUU sobre el Derecho al Agua tiene directa relación con el hecho de que el agua es un bien público, base de vida y economía, garantizadora del bien común. El Estado debe asegurar este derecho, de forma que huya de mecanismos mercantilistas, con políticas públicas y transparentes, garantizando que la ampliación de derechos y competencias vaya acompañada por la asunción de responsabilidades por parte de las autoridades competentes a nivel territorial y sectorial. Por tanto dado que el acceso a un agua de calidad es un Derecho Humano cualquier respuesta de gestión debe tener en cuenta este principio.

El proceso de privatización en determinadas áreas ha estado asociado en ocasiones al rápido incremento de precios y desconexiones, causando privaciones para la población con menores recursos y provocando manifestaciones y revueltas, muchas de ellas violentas, o produciendo auténticos “desahuciados hídricos” por recortes del suministro al no poder abonar el servicio, cuando el derecho humano al agua potable y al saneamiento exige que a toda persona se le garantice un mínimo indispensable de agua que cubra el factor de la disponibilidad (esto es, al menos, el consumo, el saneamiento, la preparación de alimentos y la higiene personal y doméstica, y la prevención de enfermedades), sin que se pueda privar de este mínimo por su incapacidad de pago de los costes del abastecimiento de agua y sus servicios e instalaciones.

La línea entre quienes tienen acceso al agua y a la sanidad y aquellos que no, crea una cruel división entre ricos y pobres en las comunidades.

En suma, el agua como un bien común, requiere una gestión que debe estar regulada por las instituciones públicas de manera clara y homogénea, de forma que todos los ingresos generados redunden en la correcta gestión del recurso. Su correcta gestión debería de ser una prioridad de las decisiones públicas y, al ser un bien general, éstas deberían de tomarse bajo el principio de equidad, respeto de derechos y de deberes de la ciudadanía.

Finalmente cabe señalar que todos los resultados, contenidos y conclusiones que surjan con motivo de este 8º Diálogo Internacional formarán parte de los trabajos previos de Green Cross a nivel Internacional para el 7º Foro Mundial del Agua que se celebrará en Corea en 2015.


About the Author

central

Leave a comment

octubre 2018
L M X J V S D
« nov    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031